El Juego
  • El primer sonajero

    Para potenciar habilidades como la psicomotricidad y la coordinación, los juguetes que emiten ruidos y responden a acciones, como los sonajeros, son muy adecuados y proporcionarán a vuestro pequeño una sensación de control.

    Jugad con el bebé, ponedle caras divertidas y usad una voz aguda para decirle lo mucho que lo queréis. Él responderá con contracciones y moviendo la boca, incluso puede que saque la lengua y sacuda el cuerpo. Los bebés desarrollan muy pronto un buen sentido del humor. Por ello, a partir de las seis semanas, se os caerá la baba al ver cómo sonríe, lo que indica su deseo de sociabilizarse.

    A medida que logre controlar la cabeza, animadlo a levantarla sosteniendo sobre él un juguete. Los músculos de la espalda y de los hombros cobrarán fuerza, y una vez aprenda a sentarse, podéis jugar con él a juegos que le animarán a girar.

    Vuestro bebé tendrá distintas reacciones ante diversos estímulos y rasgos que caracterizarán su personalidad, una serie de reflejos o movimientos inconscientes que le podéis estimular desde el primer momento.

    • Reflejo de Prehensión: El bebé toma todo lo que se le pone en la palma de la mano y no lo suelta.
    • Reflejo Perioral: Es el instinto más básico, y el que ayuda al bebé a encontrar el pecho de la madre y mamar.
    • Gateo: Al colocar al bebé sobre vuestro estómago, adoptará de inmediato lo que parece ser pero no será una posición de gateo.
    • Reflejo de Deambulación: Al sostenerlo por las axilas, moverá las piernas en una acción de caminar. Este reflejo aparecerá cuando tenga de tres a seis semanas.
    • Reflejo de Posición: Al sostener al bebé en posición erecta y poner la parte delantera de la pierna en contacto con el borde de una mesa, levantará el pie como si se tratara de un paso. El mismo reflejó está presente en el brazo.

    ¿SABÍAS QUÉ…?

    • Los bebés tienen más individualidad de la que se cree.
    • Se han identificado más de 70 reflejos primitivos en los bebés.
    • Si hacéis girar al bebé, sus ojos no se moverán junto con la cabeza; permanecerán fijos. Eso se conoce como “respuesta de los ojos de muñeca” y suele desaparecer al cabo de unos diez días.
    • A los cinco meses, cuando controle bien la cabeza, los juegos de balanceo y oscilación le permitirán practicar la estabilidad de la misma.

Bibliografía

"Guía para el cuidado de tu hijo" de la Dra. Miriam Stoppard, "Bebés-bio" de Claire Gillman.

Alertas

  • Caídas

    Cerrar las ventanas y balcones, el acceso a las escaleras, colocar protectores en las esquinas de los muebles, sujetar las alfombras al suelo con cintas adhesivas… Pequeños detalles os pueden ayudar a hacer más llevaderas las primeras caídas de vuestro pequeño, muchas veces inevitables cuando comienzan a caminar. Las caídas de los niños mayores, que se producen desde su propia altura al corretear o gatear, son leves y son los accidentes más corrientes. No obstante, si os tropezáis llevándolos en brazos, para él serán caídas desde alturas importantes y un golpe puede ser muy grave. Si se trata de un bebé, aunque penséis que va a estarse quieto, es aconsejable no perderle de vista ni un instante cuando lo dejéis en sitios altos, por ejemplo, el cambiador. La precaución es el mejor aliado para las caídas.

  • Convulsiones febriles

    El aumento de la temperatura que acompaña a una infección viral suele ser la causa de las convulsiones en niños de 12 meses a 4 años. Para bajar la temperatura os aconsejamos desnudar al pequeño y despejar el espacio donde esté para evitar que se haga daño. Una vez paren las convulsiones, hay que tratar la fiebre pasándole una esponja empapada en agua tibia. No hay que dejar solo al niño ni colocarle nada en la boca. Una vez recuperado, lo mejor es que llaméis a vuestro pediatra. Si la convulsión vuelve y se prolonga más de 15 minutos, llamad a una ambulancia. El médico siempre sabrá qué hacer.

  • Cuerpo extraño en la nariz

    Es muy posible que nos demos cuenta días después, un síntoma es la mucosidad manchada de sangre. La presencia de un cuerpo extraño en la nariz no es grave pero se ha de evitar que el niño inhale el objeto, por lo que es necesario llevarlo al hospital. Tranquilizad al pequeño y haced que respire por la boca. ¡En el centro hospitalario el médico le extraerá el objeto en unos pocos minutos!

  • Fiebre alta

    La frente caliente es el primer síntoma de la fiebre pero, para aseguraros, debéis comprobar la temperatura con un termómetro. Para bajar la fiebre podéis empapar paños con agua tibia empezando por la cabeza y luego el resto del cuerpo. Si la fiebre dura más de 24 horas o existe algún síntoma adicional, contactad con vuestro médico. En niños menores de 6 meses las temperaturas superiores a 38ºC deben tomarse muy en serio.

  • Mordeduras de animales domésticos

    Lo primero que debéis a hacer es lavar la herida con agua y jabón y acudir al médico, incluso aunque creáis que no va a ser necesario poner puntos. Es importante tener en cuenta que seguramente os recetarán antibióticos para que no se infecte la herida o bien le pondrán la inyección del tétanos. ¡No temáis, las mascotas suelen ser muy pacientes con los más pequeños de la casa!

  • Sustos del recién nacido

    A los bebés les asusta mucho lo que no conocen y no es raro que les pongan nerviosos los ruidos de los electrodomésticos, los gritos de las personas o animales, o una simple sombra inquietante. Intentad que esté en lugares tranquilos para que no sufra muchos sobresaltos. Si mantenéis una actitud tranquila y segura, el contacto con vosotros le ayudará, el bebé lo percibirá. Evitad que se tenga que enfrentar a sus "pequeños fantasmas".

  • Vómitos

    Si vuestro hijo vomita de forma intermitente durante un período de 6 horas o más, sobre todo si tiene diarrea o fiebre, debéis acudir al médico. Por norma general, la causa de los vómitos es que algún alimento le ha sentado mal o bien se trata de una gastroenteritis. Pero si es continuo es necesario visitar al médico para descartar que pueda haber alguna causa más grave. El pediatra siempre sabrá qué hacer.

  • Si estáis preocupados, no dudéis en llamar a vuestro médico.

    A continuación os detallamos una serie de preguntas que vuestro pediatra os puede preguntar para determinar un diagnóstico por teléfono. Éstas os ayudarán a definir los síntomas para informar al médico.

    ¿Ha vomitado el niño o sufrido diarrea? ¿Tiene algún dolor? ¿Dónde está localizado? ¿Cuánto tiempo ha durado? ¿Le habéis dado algo para aliviarle? ¿Ha aumentado su temperatura? ¿Con qué rapidez apareció la fiebre y cuál fue la temperatura más alta? ¿Ha perdido la conciencia en algún momento? ¿Habéis observado glándulas hinchadas o erupción? ¿Ha tenido mareos o visión borrosa? El médico también os hará preguntas sobre el apetito y las pautas de sueño.

bibliografías

  • "Guía para el cuidado de tu hijo" de la Dra. Miriam Stoppard.
  • "Mis primeros 100 días" Guía médica para el recién nacido de José Luis Romero.
X

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies de análisis propias y de terceros para medir su actividad en el sitio web y mejorar el servicio ofrecido. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para cambiar la configuración u obtener más información, consulte nuestra Política de Cookies.