Preparación para el segundo bebé con un niño pequeño: Presentación de un nuevo hermanito

Como madre o padre, el aumento de la familia puede ser un momento maravillosamente emocionante, pero para un niño pequeño que está acostumbrado a tenerte para él solo, existe la posibilidad de que no esté tan entusiasmado. Los niños pequeños no son precisamente conocidos por su gusto por compartir y pronto tendrán que compartirte a ti, lo que supondrá un gran cambio para ellos.

Aunque se trata de una transición para todos, hay algunas formas de presentar a tu pequeño con suavidad a un nuevo hermano. Te revelamos nuestros mejores consejos para preparar la llegada de tu segundo bebé con un niño pequeño.

Tener un segundo hijo, cómo informar de tu embarazo al niño/a

Una vez que empieces a anunciar a tu familia y amigos la emocionante noticia de que váis a tener un segundo hijo, es el momento de hablarle a tu hijo pequeño de su nuevo hermanito. Si lo pospones, existe la posibilidad de que acabe enterándose por otra persona. Esto les confundirá si alguien les pregunta si están emocionados por su nuevo hermano, y además podría provocar cierta rivalidad entre hermanos antes de que nazca el bebé.

Intenta decírselo de una forma que le resulte fácil de entender, como por ejemplo: "vas a tener un hermano o hermana con quien jugar". Es posible que tu hijo no lo entienda o que no se haga a la idea de inmediato, así que dale un poco de tiempo para que se haga a la idea y recuérdale lo mucho que le quieres.

Aquí tienes algunas ideas para dar la noticia con delicadeza.

Enséñales sus antiguas fotos de bebé y del embarazo

Una forma de desmitificar el embarazo y preparar a tu hijo para un nuevo hermano es sacar fotos y vídeos de cuando estabas embarazada y de cuando era un bebé. Esto ayudará a tu hijo a darse cuenta de que antes dependía totalmente de ti, al igual que lo hará el nuevo bebé, pero que eso no durará siempre. Haz que compare su aspecto de antes con el de ahora: ¡mira cómo has crecido! Ver más sobre sus primeros días les ayudará a hacerse una idea de lo que ocurrirá en los próximos meses.

Haz que participen en tu embarazo

Quizá no quieras llegar al extremo de pedirle a tu pequeño que elija el nombre del bebé (aunque, quién sabe, puede tener algunas ideas geniales), pero puedes pedirle que te ayude a elegir la ropa de cama, los juguetes y la ropa de bebé para que se sienta involucrado.

Si es posible, lleva a tu hijo a algunas de las exploraciones para que pueda ver al bebé por sí mismo, y anímale a poner sus manos sobre tu barriga para que pueda sentir cómo se mueve su hermanito. Es posible que tu curioso hijo tenga muchas preguntas sobre el embarazo, así que respóndele con la mayor sinceridad posible, pero no te preocupes si te hace preguntas médicas sobre el parto.

Enséñale a ser paciente

Tu pequeño te ha tenido toda la vida para él, así que está acostumbrado a tener toda tu atención. Puede resultar un poco chocante que de repente tenga un hermano que también te pida tiempo, así que, mientras estés embarazada, intenta que tu hijo pequeño espere un poco más cuando te pida que hagas algo.

No estamos sugiriendo largos periodos de tiempo, pero si aprende que de vez en cuando puede tener que esperar un par de minutos a que le traigas algo de beber, puede hacer que sienta menos que es "culpa del bebé" cuando no puedes responder inmediatamente a sus demandas.

Mantén todo lo más normal posible

El embarazo va a suponer grandes cambios para ambos y es estupendo estar bien preparada, pero intenta que todo sea lo más normal posible. Ya sea asistiendo a grupos de juego o a clases de baile, o simplemente jugando con ellos como lo harías habitualmente, mantén una rutina constante para tu hijo. Mientras puedas, dedícale tiempo de calidad a solas.

Tener un segundo hijo, cómo informar de tu embarazo al niño/a

Puede que tu hijo pequeño se adapte a ser hermano mayor como pez en el agua, pero cuando llegue el momento de que el hermano mayor conozca al nuevo bebé, intenta no desanimarte si el mayor no le da la bienvenida más cálida. Por si acaso, puedes leer nuestro artículo sobre cómo hacer frente a las rabietas de los niños pequeños.

Desde el punto de vista de tu hijo, los bebés son decepcionantes: no pueden hablar, no pueden jugar todavía y te quitarán mucho tiempo. Sigue estos consejos para aliviar la rivalidad entre hermanos con el nuevo bebé:

  • Regalar a tu hijo pequeño un regalo "de parte de" tu nuevo bebé y viceversa, puede hacer que se sienta más incluido y se acerque más rápidamente a tu recién nacido.
  • Anima a tu hijo a ayudar con el bebé, por ejemplo, a cambiarle los pañales.
  • Deja que te exprese cómo se siente. El hecho de que se pregunte si puedes llevar al bebé de vuelta al hospital no significa que se sienta así para siempre, sino que tardará un poco en adaptarse.
  • Alábales mucho cuando realicen las tareas de hermano mayor y sean cariñosos con el bebé para que reciban un refuerzo positivo.
  • Pasa algún tiempo de calidad a solas sin tu bebé.
  • Recuérdales que el hecho de que la familia haya crecido no significa que se les quiera menos.

 

Prepararse para el segundo bebé con un niño pequeño no siempre es fácil. Puede llevarle tiempo a tu hijo pequeño aceptar la idea de no ser hijo único y tener un nuevo hermano, pero antes de que te des cuenta, serán inseparables.

Para obtener más consejos útiles sobre la crianza de los hijos, echa un vistazo a nuestro Centro de Consejos Diarios, y no te olvides de utilizar los productos Mitosyl una vez que tu bebé haya llegado para calmarlo y protegerlo contra la dermatitis del pañal.

Cómo cambiar un pañal: Guía paso a paso

Rabietas de los niños pequeños: Cómo reaccionar

Gestión del tiempo para padres primerizos