Escrito por Ainhoa Baucells

Gases en recién nacidos, aprende a sacarlos

Los gases en los recién nacidos suelen ser un motivo de preocupación frecuente en los padres. ¿A qué se deben? ¿Hay forma de evitarlos? ¿Cuál es la mejor posición para que los expulsen? ¿Es importante insistir para que los saquen siempre..?

 

Causas de los gases en recién nacidos

Lo primero es entender que todos los recién nacidos, en mayor o menos medida, tragan aire. Tanto los alimentados con leche de fórmula como los amamantados al pecho. Y esto se debe a que no acaban de controlar la técnica de succión. En el blog de Mitosyl puedes encontrar orientación si dudas entre lactancia materna o lactancia mixta.

Es cierto que por lo general esto suele pasar más en los bebés que utilizan biberón, pero en realidad los de pecho tampoco están exentos. En nuestro blog Consejos Cotidianos puedes encontrar más información sobre cómo dar el biberón a un bebé.

A parte, cabe decir, que no tragan aire únicamente durante las tomas de alimento, sino que al llorar también.

Debido a su inmadurez, no son capaces de expulsar los gases por sí solos. Y el hecho de no hacerlo, puede derivar en molestias abdominales, malestar o irritabilidad y llanto.

Dicho esto, comprenderéis que sí es importante ayudar a un recién nacido a expulsar los gases. Sobre todo a aquellos que de por sí ya tienen algún tipo de molestia digestiva.

 

Sacar los gases a un recién nacido

Peeeero, aunque es importante ayudarles, tampoco hay que obsesionarse. No debemos obcecarnos en que el bebé haga el eructo a toda costa. Es decir; si transcurrido un tiempo de 3-5’ vemos que el peque no saca el aire, y no muestra señales de estar molesto; lo dejaremos tranquilo. No insistiremos más y lo daremos por finalizado.

Posiciones para sacar los gases en un bebé recién nacido

En cuanto a las posturas para ayudarles a expulsar los gases os voy a
explicar 3:

  1. Vertical sobre tu pecho: coloca al recién nacido de forma vertical mirándote hacia ti. El cuerpo del peque debe quedar completamente
    enganchado a tu tórax (como cuando realizas piel con piel). Estando ahí colocado trata de erguirle la espalda. Es decir, que no le quede la espalda curvada (en forma de ‘’C’’). Esta posición suele ser más cómoda si la haces de pie. Y, además si quieres balancearte un poquito, el movimiento ayudará.
  2. Sobre tu hombro: coloca al recién nacido sobre tu hombro. Sus brazos deben quedar alzados por arriba de tu hombro y su barriguita cayendo hacia tu pecho. Si quieres, también puedes añadir unos golpecitos en su espalda.
  3. Sobre tus piernas: siéntate y coloca al bebé sentadito sobre tus piernas. Con una mano mantenlo erguido agarrándole bien la cabecita por la barbilla. Ten en cuenta que cuanto más recto esté mejor (es decir; evita que la espalda esté curvada en forma de ‘’C’’). Y con la otra mano dale golpecitos.​

Cómo evitar los gases en recién nacidos

Y ya, para ir acabando, os dejo varios consejos que os pueden ayudar a gestionarlos mejor:

  1. Si el peque empieza a comer con mucha ansia y muy deprisa (normalmente se oye de forma muy sonora cómo le va entrando la leche por la garganta), mi recomendación es ir haciendo parones. Así le ayudaremos a expulsar el aire que esté tragando. Sobre todo si mientras come empieza a hacer ruiditos de incomodidad o ves que se retuerce un poco (aunque siga succionando), seguramente esté incómodo por ese aire que se ha ido quedando atrapado.
  2. Utilizar tetinas de flujo lento. Y biberones con método anticólico.
  3. Ciertos probióticos pueden ser un buen aliado. Hay estudios que demuestran que administrar ciertas cepas de próbioticos aptos para bebés ayudan a reducir el malestar por gases.
  4. El porteo, el movimiento, el contacto y los brazos, suelen reducir los episodios de llanto o irritabilidad causados por gases
  5. Y, por último, muy importante; si el bebé tiene mucha molestias, siempre siempre debemos consultar con un profesional sanitario.

Cómo prevenir la dermatitis del pañal

Cómo cambiar un pañal: Guía paso a paso

Rabietas de los niños pequeños: Cómo reaccionar